¿Qué es la videotoracoscopía?

La videotoracoscopía es una forma de acceso quirúrgico al tórax con incisiones de pequeño tamaño. Se conoce también como cirugía toracoscópica asistida por video o VATS (por sus siglas en inglés: Video-Assisted Thoracoscopic Surgery). Permite la realización una gran variedad de cirugías pleurales y pulmonares. A través de estas pequeñas incisiones se coloca instrumental especial y una óptica que permite trabajar dentro del tórax. Toda la cirugía se realiza observando en una pantalla. Actualmente, se trata de realizar una única incisión por la cual se trabaja dentro del tórax, llamándose esta técnica videotoracoscopía uniportal.

¿Qué beneficios tiene la videotoracoscopía?

Los beneficios de la videotoracoscopía tienen que ver con la más rápida recuperación y el menor dolor postoperatorio. Además por usarse pequeñas incisiones, ofrece un beneficio estético.

¿En qué casos se puede utilizar la videotoracoscopía?

Son muchas las indicaciones de la videotoracoscopia. Una gran variedad de cirugías torácicas pueden realizarse de esta manera. Inicialmente fue utilizada para realizar cirugías sobre la pleura (la pleura es una fina lámina de tejido que reviste las costillas por dentro del tórax). A medida que se ganó experiencia con esta cirugía también fue utilizada para realizar cirugía pulmonar. Con esta cirugía se pueden extraer nódulos pulmonares, realizar biopsias pulmonares y hasta realizar cirugías para el cáncer pulmonar.

¿Cuáles son las limitaciones de la videotoracoscopia?

Las limitaciones tienen que ver con la imposibilidad de palpar con las propias manos del cirujano la totalidad del pulmón. En cambio, con la videotoracoscopía es posible introducir un dedo dentro del tórax en busca de procesos muy específicos. Como ya dijimos, la cirugía se visualiza en una pantalla, por lo que no se tiene contacto manual con los órganos del tórax. Hay ocasiones en las que es fundamental poder palpar estos órganos. Esto ocurre cuando se buscan nódulos que son muy pequeños que no pueden verse en una pantalla. Otra limitación tiene que ver con el tamaño de las incisiones. Al ser pequeñas, no permiten realizar cualquier tipo de cirugía dentro del tórax. Cuando se tienen que operar tumores muy grandes, la videotoracoscopía puede ser más difícil de realizar.

¿Cuáles son las complicaciones de la videotoracoscopía?

Las complicaciones no con propias del acceso quirúrgico, como en este caso la videotoracoscopía, sino que tienen que ver con lo que se realiza dentro del tórax. Por este motivo las complicaciones son las propias de la cirugía pulmonar. De manera genérica se puede decir que las complicaciones son el sangrado postoperatorio y las infecciones postoperatorias. Hay una complicación propia de la cirugía pulmonar que es la fuga aérea. La fuga aérea es la salida de aire desde el pulmón que aún no ha cicatrizado por completo. Esto se traduce en la salida de aire por el drenaje que se deja al terminar la cirugía.

¿Qué es lo que hay que saber sobre videotoracoscopía?

Las cosas importantes que hay que recordar sobre la cirugía videotoracoscópica es que muy útil para realizar ciertos procedimientos dentro del tórax. Ofrece un tiempo de recuperación más corto y menor dolor para muchos pacientes. Sin embargo, no es un acceso que pueda utilizarse en todo tipo de cirugías intratorácicas y es muy importante reconocer las limitaciones de la misma para no poner en riesgo los resultados de la cirugía. Abajo compartimos un video que muestra una cirugía videotoracoscópica en la que se puede observar cómo a través de las imágenes obtenidas en una pantalla se obtienen dos muestras pulmonares para realizar estudios sobre ellas. Esto se logra realizando tres pequeñas incisiones en el tórax que permiten introducir los instrumentos que se visualizan en la pantalla. Al final del procedimiento se deja un drenaje colocado que drenará aire y líquido durante las primeras horas del postoperatorio.

 

0 Shares