Nódulo Pulmonar ¿qué es?

Un nódulo pulmonar es la presencia de una esfera de tejido sólido en el tejido pulmonar de hasta 3 cm de diámetro. Se lo llama también nódulo pulmonar solitario para magnificar el hecho de que está solo y que no hay ningún otro hallazgo patológico asociado al mismo. Es decir, que está solo en el pulmón, que está rodeado de pulmón sano y que no hay ganglios linfáticos anormales asociados al mismo. El nódulo pulmonar es un hallazgo radiológico, se lo encuentra en una radiografía de tórax o más comúnmente en una tomografía computada de tórax. La presencia de un nódulo pulmonar es uno de los motivos de consulta más frecuentes para el cirujano torácico. La mayor parte de las veces es un hallazgo incidental, dado que rara vez un nódulo pulmonar dará algún síntoma.

Nódulo pulmonar en tomografía computada

La tomografía computada permite visualizar el nódulo pulmonar con mayor precisión y caracterizarlo mejor que con una radiografía de tórax. En la figura de abajo se muestra cómo se ve un nódulo pulmonar en una tomografía computada. El nódulo pulmonar puede tener varias causas. Puede estar causado por de infecciones, inflamación de tejido pulmonar, tumores pulmonares benignos o cáncer de pulmón. La importancia de encontrar un nódulo pulmonar radica en que un nódulo pulmonar puede ser el indicio temprano de un cáncer pulmonar. Esto no significa que todo nódulo pulmonar sea un cáncer de pulmón y menos aún que todo nódulo pulmonar deba operarse. Una enorme cantidad de nódulos pulmonares son benignos e incluso no necesitan operarse. El no haber fumado nunca y que el nódulo pulmonar se encuentre en décadas tempranas de la vida son factores que disminuyen el riesgo de que se trate de un cáncer de pulmón. Por el contrario, a mayor edad y exposición al cigarrillo, las probabilidad de que se trate de un cáncer pulmonar aumentan.

¿Cómo se estudia y diagnostica un nódulo pulmonar?

Al encontrar un nódulo pulmonar, su médico le hará preguntas específicas. Por ejemplo si fuma o tuvo algún tipo de cáncer previamente. Evaluará las características que el nódulo pulmonar presenta en la tomografía computada. En la tomografía computada su médico querrá saber qué forma tiene el nódulo. También su tamaño, cómo son sus bordes y la localización dentro del pulmón. Es importante saber si tiene calcio en su interior. Con estos datos y sus antecedentes clínicos su médico podrá transmitirle qué tan probable es que ese nódulo sea un cáncer de pulmón. De acuerdo a la probabilidad que tenga el nódulo pulmonar de ser un cáncer de pulmón, su médico le propondrá opciones de diagnóstico o tratamiento. Una inmensa cantidad de nódulos tendrán una probabilidad muy baja de ser cánceres de pulmón y sólo habrá que controlarlos en el tiempo. Esto se hace con nuevas tomografías computadas que de acuerdo a sus antecedentes clínicos se repetirá en una cierta cantidad de meses (rara vez se ordenan con una frecuencia menor a los 3 meses). Otros nódulos pulmonares tendrán una alta probabilidad de ser cánceres de pulmón y en estos casos la cirugía para sacar el nódulo será lo más adecuado. Su médico determinará que estudios hacen falta para completar el estudio del nódulo antes de sacarlo. Por último, habrá una importante cantidad de nódulos pulmonares que tendrán un riesgo intermedio de ser cánceres y estos son los casos que más deben discutirse. En estas circunstancias lo común es que se ordenen otros estudios diagnósticos para llegar a un diagnóstico del mismo. Aquí es donde pueden entrar en juego tests como la broncofibroscopía, la punción del nódulo o en algunos casos un estudio por imágenes llamado PET. Veamos de qué se tratan:

  • La broncofibroscopía es un estudio diagnóstico en el que bajo anestesia se inspecciona la traquea y los bronquios con un equipo llamado broncoscopio. El broncoscopio es una fibra óptica flexible y fina que se pasa por la boca o a veces la nariz y llega a la traquea y a los bronquios. De esta manera es posible observar de manera directa las paredes de la traquea y los bronquios en busca de anormalidades. Al ramificarse los bronquios dentro del pulmón, durante la broncoscopía se buscará tomar biopsias de dentro del pulmón, específicamente de la zona en que se encuentra ubicado el nódulo pulmonar.  Es un procedimiento seguro que presenta una muy baja tasa de complicaciones y en una gran cantidad de casos y dependiendo de la ubicación del nódulo pulmonar, permite llegar a un diagnóstico. Se usa primariamente para los nódulos que se encuentran en la región central de los pulmones.
  • La punción del nódulo pulmonar se hace a través de la piel de la región torácica. El objetivo es colocar una aguja fina dentro del nódulo pulmonar y poder obtener una biopsia. Para localizar de manera certera la aguja dentro del nódulo, se guía el procedimiento con el uso de la tomografía computada. A diferencia de la broncofibroscopía, la punción se usa cuando el nódulo pulmonar se encuentra cerca de la superficie de pulmón.
  • A diferencia de la broncofibroscopía y la punción del nódulo, el PET no es un estudio invasivo. PET son las iniciales de Tomografía por Emisión de Positrones: Se trata de una tomografía en la que previamente le administra por vía endovenosa una solución con glucosa especialmente preparada que le permite al equipo en donde se realiza el PET detectar en qué tejidos se ha concentrado la glucosa que se ha inyectado. Hay tejidos que normalmente captan glucosa: son tejidos muy activos como ser el cerebro, el corazón o los riñones. En el PET se busca ver qué captación de glucosa tiene el nódulo pulmonar y más importante aún, ver si hay captación de glucosa de manera anormal en otros tejidos del organismo. En la foto de abajo se ve cómo capta glucosa un nódulo pulmonar en el PET.
    Si bien los nódulos que captan glucosa son más sospechosos de cáncer, que un nódulo pulmonar capte glucosa, no lo convierte en cáncer. Sólo indica que el tejido capta glucosa y que por lo tanto es metabólicamente activo, pero de ninguna manera el PET confirma que sea un cáncer de pulmón. Tejidos con infecciones e inflamados también pueden captar glucosa y ser metabólicamente activos. En los casos en los que el nódulo pulmonar capte glucosa de manera significativa, es probable que se le recomiende realizar una biopsia del mismo para descartar la posibilidad del cáncer.

Nódulo pulmonar en PET

¿Qué síntomas produce el nódulo pulmonar?

Por lo general, un nódulo pulmonar no dará ningún síntoma. Dijimos que un nódulo pulmonar mide hasta 3 centímetros de diámetro y esto representa un tamaño muy pequeño para ocasionar síntomas. Podrían dar síntomas aquellos nódulos que se encuentran ubicados en determinados sectores del pulmón en donde por contacto con la pleura (que es la fina capa de tejido que rodea las costillas del lado interno del tórax) podría ocasionar dolor. Otros nódulos podrían sangrar y ocasionar expectoración con sangrado, que se llama hemoptisis; sin embargo, esto se da en casos muy puntuales y podríamos decir entonces que un nódulo pulmonar rara vez ocasionará un síntoma.

En el caso de tener que operarme, ¿en qué consiste la cirugía?

La cirugía del nódulo pulmonar es relativamente sencilla. Se realiza con anestesia general, por lo que usted no sentirá nada de lo que se haga. Para esto se realiza una evaluación prequirúrgica del riesgo quirúrgico. La evaluación consiste en análisis de sangre, un examen cardiológico y un test de la función respiratoria llamado espirometría. En casi todos los casos es una cirugía muy segura con muy baja tasa de complicaciones. La cirugía puede realizarse de  de forma convencional o por cirugía videotoracoscópica. La elección de una u otra forma dependerá de la localización, tamaño del nódulo y la preferencia de su cirujano. En la cirugía convencional se realiza una incisión entre las costillas. Se busca el nódulo palpando el pulmón. En la cirugía videotoracoscópica se hace la cirugía con la ayuda de una cámara. Lo que se hace se visualiza en una pantalla. La palpación del pulmón es más limitada con esta técnica. Pero se acompaña de una más rápida recuperación. Es importante que converse con su cirujano acerca de estas dos formas de realizar la cirugía pulmonar. Cada una tiene beneficios y riesgos.

El objetivo de la cirugía es remover el nódulo pulmonar con un margen de pulmón sano alrededor. A veces será necesario realizar un estudio microscópico en el momento de la cirugía. Se llama esto estudio por congelación. Este estudio permite determinar si el nódulo es maligno o no durante la misma cirugía. Se realiza cuando es necesario tener más información para tomar decisiones en la misma cirugía. En el postoperatorio tendrá un drenaje colocado en el tórax. Permanecerá unos pocos días de no ocurrir complicaciones. Se le administrará medicación para tratar el dolor. Permanecerá en el hospital entre 2 a 7 días en promedio. Esto depende del tipo de cirugía que se le haya realizado. Se le recomendará que por unas 4 semanas no realice esfuerzos para permitir que los tejidos cicatricen correctamente.

¿Qué hacer ahora?

El hallazgo de un nódulo pulmonar despierta una gran ansiedad al paciente que lo padece. Es importante que le exprese a su médico esta preocupación, dado que es fundamental conocer la opinión del paciente a la hora de recomendar cómo continuar con el estudio o tratamiento del nódulo pulmonar. Hay personas que a pesar de tener un bajo riesgo de padecer cáncer de pulmón, les preocupa de tal manera tener un nódulo pulmonar, que podrá recomendarse otro estudio diagnóstico o incluso el sacar el nódulo. Los pasos a seguir dependen del paciente en particular y es por eso que es tan importante conocer lo usted piensa como paciente. Cada una de las opciones diagnósticas y terapéuticas tiene beneficios y riesgos y es esencial que usted los entienda antes de decidir los pasos a seguir.

Si bien la información presentada trata de ser precisa, de ninguna manera reemplaza la opinión de un médico especialista.

0 Shares